Saltar al contenido
Empoderadas con Estilo

Fundas nórdicas feministas

Edredones nordicos feministas

Con estas fundas nórdicas feministas tan originales, no volverás a pasar frío cuando duermas. Disponemos de edredones nórdicos de todos los tamaños y de una amplia variedad de dibujos y diseños diferentes. Y con sus almohadas a juego. ¡Encuentra la tuya!.


Fundas nórdicas Frida Kalho

En esta sección encontrarás una selección con las mejores fundas nórdicas de Frida Kahlo. ¡Descúbrelas!.


¿Por qué comprar una funda nórdica feminista?

Además de darte calorcito en épocas de frío, la funda nórdica feminista es un elemento decorativo estupendo para darle a tu habitación un toque personal y diferente. Por lo que además de su uso funcional, tiene también una función decorativa.

Olvídate de comprar un montón de ropa de cama como sábanas, mantas y edredones. Un edredón nórdico es suficiente para abrigarte y mantenerte caliente y a gusto mientras duermes. Además la cama se hace en unos segundos y te ahorrarás el esfuerzo de tener que lavar un montón de ropa de cama. Y vienen con sus fundas para las almohadas a juego.

La ventaja que tienen los edredones nórdicos es que puedes utilizarlos durante todo el año. En verano basta con retirar el relleno de plumón de su interior para eliminar el exceso de calor y utilizarlo como una sábana normal y corriente.

¿Qué tipo de edredones nórdicos feministas puedes encontrar?

Encontrarás fundas nórdicas juveniles y baratas de diferentes estilos, con una gran variedad de imágenes y frases feministas. Disponemos de todos los tamaños para que puedas encontrar el que mejor se adapte a las medidas de tu colchón.

Están fabricadas con microfibra peinada, que les aporta una gran suavidad y confort. Sus estampados están realizados con un sistema de impresión digital de última tecnología, logrando colores vivos e intensos que no se desgastan con el tiempo. Son muy fáciles de limpiar, ya que pueden lavarse en la lavadora y son aptas para la secadora, además resultan muy fáciles de planchar.

¡Ahorra tiempo y esfuerzo e invierte en comodidad y confort con una funda nórdica feminista!.

Historia de los edredones nórdicos

Estar abrigados y protegidos del frío, ha sido desde el origen de los tiempos, una de las mayores preocupaciones de los seres humanos. Desde la prehistoria, ya se utilizaban las pieles de los animales como aislamiento del frío. Los chinos ya utilizaban rellenos para cubrirse por las noches hace más de 5000 años.

En los países nórdicos del norte de Europa (de ahí su nombre) comenzaron a utilizar plumas para protegerse del frío desde el siglo I a.C. Esto fue debido, a que se dieron cuenta, de que en épocas gélidas y frías, los patos y otras aves nadaban con tranquilidad sobre las aguas casi congeladas, de lo que se dedujo que las plumas eran unos perfectos aislantes térmicos.

No fue hasta el siglo XIX cuando las fundas nórdicas se exportaron y popularizaron en el resto de Europa, gracias a Samuel Jonhson, un viajero inglés que convenció a sus compatriotas de que estas prendas, eran mucho más cómodas y ligeras que las mantas inglesas tradicionales.

Desde ese momento, la utilización de edredones nórdicos por todo el mundo. no ha hecho más que crecer de forma exponencial a lo largo de los años y comienzan a utilizarse como elementos decorativos, y de aquí surgen estas originales fundas nórdicas feministas, las más bonitas de todas las fundas decorativas. ¡Encuentra una que guste y olvídate del frío!.


Además de fundas nórdicas feministas, también puedes encontrar en nuestra web: